3° JUICIO DE LESA HUMANIDAD: Detalles de la primera audiencia y adelanto de lo que ocurrirá el viernes

Por Belén Dávila

Redacción San Luis Ya

El viernes 19 de octubre comenzó el tercer debate oral por delitos de lesa humanidad. Uno de los cuatro imputados, Hipólito Sáa, fue apartado provisoriamente de la causa por problemas mentales. Continúan en el proceso judicial Eduardo Francisco Allende, Jorge Omar Caram y Alberto Eduardo Camps. A partir de la próxima audiencia, los imputados no presenciarán el debate, sólo lo harán sus abogados defensores. Quizá sí vuelva a verse la presencia –con pretensión intimidante- del actual Fiscal de Estado de la provincia de San Luis, hijo del imputado Allende. Las próximas fechas que fijó el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 1 de San Luis (TOFCSL) para el desarrollo del juicio oral y público son: 2 y 15 de noviembre y 14 de diciembre.

El viernes próximo se oirán los primeros testimonios. Las propias víctimas relatarán a los integrantes del Tribunal, cómo el ex juez federal Allende, el ex secretario del juzgado Federal Martín Pereyra González (fallecido-no imputado), el ex fiscal Saa (ahora apartado del proceso), les denegaron el derecho de justicia durante la última dictadura cívico-militar.

Durante el desarrollo del debate se oirán además, relatos de testigos víctimas, presenciales o familiares de víctimas respecto de los hechos cometidos por el entonces miembro del Ejército, Alberto Camps, y el médico de la Policía provincial, Jorge Omar Caram.

Los casos por los que los hombres de la Justicia Federal de San Luis llegaron al banquillo de los acusados, son 24. Es decir, 24 personas que por el no accionar de Allende, Pereyra González y Saa, fueron desaparecidos, asesinados y torturados.

A partir de ahora, y hasta que el apartamiento provisorio de Hipólito Saa pase la primera evaluación que los jueces del tribunal dispusieron para dentro de unos largos 6 meses, sólo responderá por esos hechos el ex juez Federal de la dictadura, Eduardo Allende.

La prueba es abundante y contundente. El número de casos también lo es. El debate oral y público reforzará seguramente lo recabado durante la instrucción de la causa que comenzó en el año 2009.

Pormenores de la 1° audiencia

Este es el 3° juicio oral y público que se desarrolla en la provincia de San Luis. El escenario siempre fue el mismo, las dependencias que dispone el Tribunal Oral Federal en lo Criminal sobre la avenida Illia, en el segundo piso del edificio del Correo Central.

En el primer juicio, los imputados eran 5: Miguel Ángel Fernández Gez, Carlos Esteban Pla, Víctor David Becerra, Luis Alberto Orozco y Juan Carlos Pérez.

En el segundo juicio, los imputados fueron 28.

Hoy, y luego de la decisión del TOFCSL, son tres.

La distribución, disposición de mobiliario y comodidades de la sala de audiencias es la misma.

Lo que cambió fue el espacio destinado a los familiares de los acusados. Esta vez, disponen de un lugar apartado y separado por un vidrio laminado, del lugar que ocupan los militantes de

derechos humanos, familiares de las víctimas y las propias víctimas. Lugar que les permite estar en contacto directo con los imputados y también con los testigos que darán testimonio a lo largo del proceso judicial oral y público.

Fue una postal rara y para algunos molesta e injusta. En ninguno de los juicios anteriores existió esta deferencia. Esperemos que no esté relacionada a la coincidencia que hoy son imputados y departidores de justicia hombres y mujeres a quienes los une o unió, la tarea de impartir justicia.

También lo fue, y se hizo sentir en los comentarios de quienes han acompañado con su presencia y trabajo, los tres procesos judiciales por delitos de lesa humanidad, por genocidio, la presencia del actual fiscal de Estado de la provincia de San Luis, Eduardo Allende, hijo del imputado Allende. Cuando airosamente intervino desde su silla de público en la Sala, y le dijo en voz alta a su padre que le diga al Tribunal que para dormir necesita oxígeno. Nadie, excepto el público, pareció advertir la intervención desmesurada del Fiscal provincial. Lo hizo mientras al imputado se le daba la oportunidad de prestar declaración indagatoria, a lo que además, se negó. Repitiendo la decisión de los otros dos imputados que también prefirieron no declarar en este momento del proceso.

Los testimonios previstos para el viernes

Este viernes ofrecerán testimonio ante el Tribunal Víctor Hugo Agustín Ciribeni, Mabel Irene Merlino y Raúl Alberto Castillo, tres víctimas de la causa. Además, declarará Raquel Susana Camacho de Castillo, esposa de Raúl Alberto, a quien detuvieron junto a su marido y sus pequeños hijos.

Los cuatro testigos sufrieron la detención ilegal de la dictadura y las torturas de la Policía provincial. En los tres casos víctimas de este proceso oral y público, se formaron causas judiciales durante la dictadura. Esto hizo que brindaran declaración indagatoria ante el, por entonces, juez federal, Eduardo Allende. En esa oportunidad le relataron al magistrado las torturas recibidas, que firmaron las declaraciones de la Policía bajo amenaza, tormentos y sin haberlas leído.

Y precisamente esta es la acusación que pesa sobre el ex juez federal Eduardo Allende.

El TOFC deberá analizar la dimensión civil de quienes colaboraron con el éxito de la dictadura cívico-militar en el territorio de la provincia de San Luis.

Asistencia al juicio

Al tratarse de un debate oral y público pueden presenciarse las audiencias. Para ello, los interesados deben concurrir al 2° piso del edificio del Correo Central en avenida Illia, ser mayores de 18 años y presentar documento nacional de identidad.

Fotos: ambas fotografías son gentileza del periodista Wences Rubio para la redacción de www.sanluisya.com