3° juicio por delitos de lesa humanidad: El abogado Norberto Foresti habla del plan sistemático que implementó la justicia federal de San Luis durante la última dictadura

Norberto Foresti tiene a cargo en representación de la única querella, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) delegación San Luis. Es que está unido a este Organismo desde su conformación en San Luis. Jamás olvidará cuando a mano –con birome y papel- junto a otros compañeros y compañeras, tomaron las primeras denuncias de familiares de desaparecidos, de ex presas y presos políticos e iban conociendo los detalles de aquellos años de horror. Él conocía bien lo que denunciaban los compañeros y compañeras porque fue preso político de la dictadura argentina desde el 8 de mayo de 1975 al 22 de noviembre de 1982. Desde que recuperó la libertad y de regreso en San Luis, trabaja por la promoción y vigencia de los derechos humanos con el desinterés que sólo mueve el compromiso genuino.

A horas del comienzo del tercer juicio por delitos de lesa humanidad, el abogado querellante Foresti, reflexiona sobre los puntos más interesantes de la causa, que tiene como imputados a dos miembros de la Justicia Federal: Eduardo Francisco Allende e Hipólito Saa; a uno de los médicos de la Policía provincial: Jorge Omar Caram, y al teniente del Ejército Alberto Eduardo Camps.

Foresti resalta la trascendencia que tiene el que puedan juzgarse hechos ocurridos en el año 1975 cuando ya estaban en sus cargos los imputados de la Justicia Federal, como es el caso de la detención ilegal y torturas padecidas por Juan Hugo Ciribeni, víctima en esta causa.

“La importancia que tiene la causa –indicó Foresti- es que se van a juzgar a tres civiles imputados, dos de la justicia federal y el médico de la Policía. Por primera vez en San Luis se va a juzgar la actuación que tuvo la Justicia Federal. Es terrible que tengamos que llevar a cabo este juicio porque las personas que se encontraban en una situación donde estaban en juego la vida y la libertad, recurrieron a la Justicia Federal para que pudiera ampararlos y resolver el tema. Lejos de eso la Justicia lo que hizo es ser cómplice de la dictadura militar y no en un solo caso sino en casi 30 que se van a analizar en este juicio”.

Sobre los hechos ocurridos en diciembre del año 1975, Foresti explicó que al día siguiente del asesinato del militante Federico Suárez en plena ciudad de

San Luis, la Policía provincial hizo una razia de detenciones en una pensión, por orden del Juzgado Federal de San Luis y es allí donde se produjeron las detenciones de Raúl Alberto Castillo y Juan Hugo Ciribeni, entre otros. “Ciribeni, que es un ingeniero de la provincia de San Juan, es torturado y hace la denuncia en el Juzgado Federal. La acción del juez Allende fue la de lavarse las manos y esto significa que apoyaban la acción de las fuerzas represivas que actuaron en el secuestro de este muchacho. No le dan una respuesta fehaciente”, concluye Foresti.

 

Para el abogado Foresti, las víctimas y familiares, la participación en crímenes de lesa humanidad por parte de la Justicia Federal de San Luis es clara. “Ya en dictadura –relata Foresti- la cosa continuó cuando ante la denuncia de familiares (como es el caso del hermano del desaparecido Domingo Hidelyardo Chacón), los miembros de la Justicia fingieron desconocer sobre la existencia de tres cadáveres NN que estaban en el Policlínico Regional”. La misma actitud tomó con la denuncia que les realizó el padre del también desaparecido Nolasco Leyes.

Respecto de la conformación del Tribunal Oral que investigará los hechos de esta causa Foresti se mostró “Absolutamente conforme de que se pueda juzgar a aquellos que hicieron tanto daño como las fuerzas de la represión. En realidad ellos pudieron haberle puesto coto a estos hechos pero no hicieron nada. Incluso cuando los mismos detenidos políticos en las cárceles de Villa Devoto y la Unidad 9 de La Plata le mostraban las marcas de las torturas y denunciaron esos hechos, no hicieron nada”.

También manifestó que “Es auspicioso que este juicio se haga y se condene con la pena que pueda corresponder y que se difunda qué se está juzgando. A personas que para mí son tanto o más responsables que la policía y el ejército porque fue la misma Justicia”.

Como hombre del Derecho, Foresti explicó “El Derecho se mide en dos aspectos: el subjetivo y el objetivo. En el objetivo concretamente, no tomaron ninguna actitud favorable para ninguna de las víctimas, aun cuando tuvieron la oportunidad de conocer fehacientemente lo que estaba sucediendo por parte de los familiares de las víctimas y de las mismas víctimas”.

En relación al ex médico de la Policía de la provincia de San Luis, el abogado querellante informó que Jorge Omar Caram, que era un civil, está vinculado a cuatro hechos de torturas. Lo mismo, el miembro del Ejército Eduardo Alberto Camps, a quien se le imputan 4 hechos de torturas y es junto con Ricardo Alfredo Rossi (condenado en el 2° juicio) a quien se lo vincula con los hechos ocurridos en el norte de la Provincia.

Para concluir y con plena seguridad que el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de San Luis impartirá Justicia, Norberto Foresti, destaca la cantidad de hechos de los que son responsables Allende y Saa. Al respecto dice: “La cantidad de hechos que se les imputan a los responsables de la Justicia Federal durante dictadura es asombroso, llegan a 24 casos en esta causa. Esto me permite decir que así como sostenemos que hubo un plan sistemático, en la Justicia Federal hubo también una sistematicidad en el proceder, como si fuese una especie de plan sistemático de no asistencia de la justicia a las personas que fueron a reclamarla”.

Por Belén Dávila