El Club de los Jóvenes Mayores celebró el Día del Jubilado y la llegada de la primavera

Los abuelos puntanos bailaron, cantaron y eligieron a sus reyes. El festejo se realizó en el Centro Cultural Puente Blanco. Artistas locales los deleitaron con su música. Las actividades se desarrollan todos los jueves de 16:00 a 19:00.

Con mucha diversión, bailes, música y una súper torta, los integrantes del Club de los Jóvenes Mayores festejaron este jueves el Día del Jubilado y la cercana llegada de la primavera con una fiesta que tuvo todos los ingredientes: unos 200 abuelos de distintas partes de la ciudad capital se reunieron para dar rienda suelta a su alegría y vivieron una tarde inolvidable.
En el Centro Cultural Puente Blanco, poco después de las 16, cientos de abuelos y abuelas se acercaron para compartir una tarde juntos. Primero fue turno de la merienda: mates, té con masas, facturas y también gaseosas fueron los ingredientes para comenzar la tarde. Luego todos jugaron varias rondas de lotería, cuyos premios fueron entradas para disfrutar de los espectáculos que impulsa el Programa Cultura del Gobierno de San Luis.
Más tarde fue el turno de los shows y Pablo Corvalán deleitó a todos con su voz. El cantante se llevó varias ovaciones por sus tangos y canciones. Minutos más tarde subió al escenario Jorge Falcón, que también entregó su repertorio al ritmo del 2×4.

Durante una breve pausa, la gente del Programa Cultura —impulsores del Club de los Jóvenes Mayores— presentó una gran torta que conmemoró el Día de los Jubilado. Después subió al escenario Gabriel Cantisani con sus guitarras y el folclore hizo levantar a todos de sus sillas para bailar cuecas y gatos. Todos juntos cantaron “Calle Angosta”, en un momento de mucha emoción.
Desde los parlantes comenzaron a sonar rancheras y algún chamamé, y muchos se animaron a copar la pista de un Centro Cultural Puente Blanco que quedó chico ante la exitosa convocatoria. Hombres y mujeres tenían muchas ganas de bailar.
Pero en la siguiente pausa llegó la esperada elección de los Reyes de la Primavera, y los postulantes a rey desfilaron ante el aplauso de la platea femenina. Dos minutos más tarde coparon la pasarela las candidatas a reina, que con sus peinados, maquillajes y ropas hicieron suspirar a los muchachos.
Todos se llevaron una ovación. Al comenzar la votación la expectativa aumentó y en una elección reñida, Elsa Gómez resultó electa reina de la Primavera, acompañada por Pablo Federico Schultz como su rey.
Ambos soberanos recibieron sus atributos de manos de la jefa del Programa Cultura, Silvia Rapisarda. Elsa y Pablo posaron para los fotógrafos, saludaron a sus amigos de todos los jueves y celebraron sus premios: cada uno ganó una estadía para dos personas en el Hotel Internacional Potrero de los Funes.
Mientras los colaboradores del Centro Cultural Puente Blanco cortaban la gigantesca torta y los abuelos la disfrutaban, hubo más espectáculos: el Ballet de Inclusión Social sacó a relucir toda su gracia y talento. Después fue momento para más música y la banda “Granadero Basilio Bustos” hizo gala de su gran repertorio. Toda la gente los aplaudió con gran entusiasmo.


“Estamos muy felices porque nuestros abuelos se merecían este festejo. El Club de los Jóvenes Mayores es una iniciativa del Programa Cultura que comenzó a principio de este año y ha tenido una gran respuesta, ya que se sumaron abuelos de distintos puntos de la ciudad. Este jueves celebraron el Día del Jubilado y la llegada de la primavera con una gran convocatoria”, destacó Rapisarda.
“Para venir a disfrutar del Club de los Jóvenes Mayores sólo hace falta acercarse, venir y tener muchas ganas de pasarla bien entre amigos. Si bien contamos con gente de distintos centros de jubilados, puede venir cualquier persona mayor de 50 años que tenga ganas de disfrutar de nuestras propuestas culturales y de compartir una tarde con música, danza y artes plásticas, además de meriendas y juegos. Estamos felices de que ellos la pasen bien y el Centro Cultural Puente Blanco de a poco nos va quedando chico”, agregó con una sonrisa la funcionaria.
Dentro del espacio cultural la música, el baile y las risas de los abuelos continuaba. Fue el festejo por su día y ellos lo disfrutaron a pleno.